Felipe VI preguntó este domingo, en el 25 aniversario de secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blancoque él espíritu de ermua no caigas en el olvido. “No podemos permitirnos que haya generaciones que ignoren lo que pasó en los días dolorosos de nuestra historia, que no sepan cómo y por qué unió nuestra conciencia colectiva; que ignoren algo que también ayudó a establecer nuestra convivencia o a la masificación del movimiento que tuvo lugar en España después de un atentado que afectó tanto a nuestra vida democrática”, dijo.

En una actuación celebrada en el polideportivo de la ciudad de Bizkaia, que lleva el nombre del ponente popular asesinado por hora estimada de llegadaFelipe VI pronunció un emotivo discurso en el que recordó que el 14 de julio de 1997, al día siguiente de la muerte de Blanco, viajó a Ermua. Era entonces un príncipe y tenía 29 años, la misma edad que el hombre asesinado. Fueron días «imposibles de olvidar». «Estábamos todos con su familia; todos nos sentíamos como la misma familia», dijo el rey.

“Sigamos perseverando”, añadió a modo de conclusión, “para que lo vivido no caiga en el olvido; para que la unidad nos convoque en torno a nuestra historia reciente; para que el espíritu de Ermua nos recuerde, cada día, el valor de la paz, la vida, la libertad y la democracia”. Como a la llegada de Ermua, los gritos de «viva el rey» han seguido el final de su discurso.

Sus palabras fueron escuchadas en primera fila por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchezeso lehendakari, Iigo Urkulluy el presidente de PÁGINAS, Alberto Nez Feijo, los tres primeros que fueron recibidos por Felipe VI a su llegada al acto. Antes del inicio, el Rey habló por un momento. Marimar Blancola hermana del asesinado

las victimas

Las víctimas, como el concejal y su familia, han estado muy presentes en las palabras de Felipe VI. “Las víctimas del terrorismo valoran nuestra democracia. Su dolor y el de sus familias nos importan y nos preocupan. Por ello, merecen permanentemente nuestro respeto y nuestra mayor preocupación”.

Media docena de veces, incluida en la última frase, Felipe VI se ha referido explícitamente al espíritu de Ermua, al que ha calificado como «la victoria de la conciencia colectiva» para toda la ciudad. «Es la victoria de la dignidad y la moralidad sobre el miedo y el terror».

Después de unas pocas palabras de Ana Aizpirivíctima del terrorismo, y el alcalde de Ermua, el socialista Juan Carlos Abascal.habló Marimar Blanco, si la intervención en la acción no estaba prevista hasta que ella lo pidió públicamente hace unos días.

Mensaje a Sánchez

«¡Arriba Marimar!», gritó uno de los presentes justo cuando estaba a punto de hablar. Una intervención en la que ha querido destacar y destacar el «apoyo constante» que verdadero hogar“recibir cariño, cercanía y respeto”.

La hermana del concejal ha pedido en varias ocasiones que no se olvide lo que pasó entonces, lo que pasó durante el terror del grupo terrorista. “No hay motivo que justifique un trato de favor a quienes estos días aplaudieron el calvario al que fueron sometidos mi hermano, mi familia y la gran mayoría de los españoles”.

Ante el presidente del Gobierno, Marimar Blanco explicó la necesidad de que “se respete la verdad de lo ocurrido sin perversiones ni intoxicaciones, y dejó claro que unos mataron miserables y cobardes y otros murieron. La memoria democrática reconoce el terrorismo como una batalla entre chicos buenos y malos, con víctimas y verdugos».

Algunas reflexiones expresadas en plena polémica arriba aprobación de la nueva ley de memoria democrática Gracias a un acuerdo entre el Gobierno y EH Bildu“los que se autodesignan herederos sin condenar debidamente los delitos”, en palabras de Marimar Blanco.

Y sin mencionarlo explícitamente, ha enviado un mensaje claro a Sánchez: «La justicia y la verdad deben ser siempre la prioridad del Gobierno para las víctimas y para la calidad de la democracia. Lo contrario no es ni justo ni digno».

País Vasco y España, «tierra de paz»

La «memoria», el recuerdo de episodios como el de Blanco y los años del terrorismo en general, también ha estado presente en las palabras de Urkullu, el siguiente en intervenir. No debemos ni queremos hacer borrón y cuenta nueva como si nada”, confirmó lehendakari.

Urkullu comenzó afirmando que la violencia de ETA era «ética, política y democráticamente injusta» y pidió una «autocrítica sincera de quienes apoyaron la violencia terrorista».

Entre lehendakari y el rey ha intervenido al presidente del gobierno, que ha comenzado a decir que con la muerte de Blanco, «algo cambió para siempre». Sánchez ha confirmado que «ETA no consiguió ninguno de sus objetivos» y que «las esperanzas de paz de 1997 por fin, por fin, se han hecho realidad». “Hoy Euskadi y España son países libres y pacíficos”, dijo.

También se refirió a la memoria del terrorismo, tras recordar que las nuevas generaciones no han vivido el terror de ETA. “Hay que seguir contando esta historia, hay que mantenerla viva. Necesitamos que la sociedad no olvide. Mantener la memoria de Miguel Ángel y de todas las víctimas del terrorismo”. Su gobierno sí, ha afirmado, y menciona un programa gubernamental para llevar la historia de las víctimas a los estudiantes de secundaria.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *