Actualizado

Con el 12% de los votos, Vox perdería la tercera posición a favor de Unidas Podemos, que lograría el 13,4% de las papeletas

pedro s
Pedro Sánchez y Alberto Nez Feijo se saludan en el Senado.david mudarraPÁGINAS

los CEI de Tezanos otorga en su barómetro de julio por primera vez otro beneficio PÁGINAS sobre él PSOE. De acuerdo a la encuesta, popular Si las elecciones se celebran hoy, serán los ganadores de las urnas con una ventaja de casi dos puntos -1,9- sobre los socialistas.

La encuesta da un 30,1% de intención de voto al PP apagado Alberto Nez Feijo, frente al 28,2% dado a SV. Esto cambia el carácter de las encuestas de opinión que ha realizado hasta ahora el Centro, que en los últimos meses ha mantenido al partido de Pedro Sánchez al frente, aunque con poca diferencia.

En junio del año pasado, la distancia entre ambas formaciones era de 2,2 puntos a favor del PSOE. Ahora bien, esta diferencia juega del lado de popular. vozperdería a su vez su posición como tercera fuerza política, superada por Unidos podemos. ellos fuera santiago abascalla encuesta les da una previsión electoral del 12%, frente a violeta que lograron uno de sus mejores datos en mucho tiempo: un 13,4%.

En línea con la intención de voto manifestada por los ciudadanos, la ventaja que tiene Pedro Sánchez sobre el líder del PP, Alberto Nez Feijo, también es reducida y muy significativa. El 22,1% sigue prefiriendo al socialista como primer ministro, pero el popular le pisa los talones al 20,8%. La otra vicepresidenta, Yolanda Díaz, queda muy por debajo de ambas con un 9,1%.

Pedro Sánchez está clasificado como «muy pobre» por el 25% de los encuestados, más del doble que Feijo. De hecho, el 69% dice tener poca o ninguna confianza en Sánchez, y entre ellos se incluye el 37% de los votantes socialistas. La proporción de sospechosos respecto a Feijo es del 61%.

Entre los ministros, los que recogen más votos son los menos valorados, entre ellos la titular de Asuntos Sociales, Ione Belarra; el ministro de Consumo, Alberto Grazn; la ministra de Igualdad de Género, Irene Montero, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

En cuanto a la situación económica del país, el 76% la califica como mala o muy mala. La percepción negativa se manifiesta en todo el espectro de elecciones, independientemente de la ideología. En este sentido, una clara mayoría de la población dice estar más preocupada por los efectos de la crisis sobre la economía y el empleo que por sus derivados para la salud. Así se manifiesta el 53% de los encuestados. Esta es una posición lógica considerando que casi el 69% cree que la peor pandemia de Covid ya pasó.

Por el contrario, el 74% dice estar muy o bastante preocupado por la guerra en Ucrania, e incluso tres de cada cuatro temen que Putin pueda verse tentado a invadir otro país. En línea con estas preguntas, una abrumadora mayoría -74%- cree que es positivo para los intereses de España formar parte de la OTAN. Incluso los votantes de Unidas Podemos y ERC están de acuerdo con esta valoración, pero no de CUP y BNG.

Este barómetro es el primero después de las elecciones en andaluz que se saldó con una aplastante victoria del PP. También es el primero que se lleva a cabo después del abuso de inmigrantes. Valla de Melilla que se saldó con una larga treintena de víctimas mortales y tras la celebración de Cumbre de la OTAN en Madrid.

Además, el CIS ha realizado una encuesta sobre el debate político general sobre el estado de la nación. Este estudio proporciona Pedro Sánchez victoria, aunque muy pequeña. Esta es la conclusión que se desprende de las numerosas preguntas planteadas a los ciudadanos en relación con el gran debate de política general, una sesión parlamentaria que el 46% de los encuestados afirma haber seguido al menos en parte y donde una amplia mayoría -el 68%- afirman haber visto más críticas y culpas entre ellos que soluciones para el país.

Una de cada cuatro personas -el 24,1%- de las que dicen haber seguido una sesión parlamentaria en algún momento, dice que le «gustó» más la intervención del primer ministro frente a solo el 10% que prefirió el portavoz del primer ministro. PÁGINAS, Cuca Gamarrapero una abrumadora mayoría -dos de cada tres- cree que Sánchez transmitía poca o muy poca confianza en el futuro económico y político.

El 48% considera «buenas o muy buenas» las distintas intervenciones de Sánchez, frente a un 35% que prefiere la del portavoz popular. Sin embargo, ninguno de ellos logró penetrar más con sus palabras. El portavoz de PIB, Aitor Esteban; diputado por Coalición Canaria, Ana Oramas; el representante de compromisos, joan baldovy diputado por Más tierra, igo ErrejónSe benefician de ellos. Las intervenciones de Esteban son calificadas muy bien o bastante bien por el 61% de los entrevistados; los de Oramas, con el 57%; los de Baldov, con el 60% y los de Errejn, con el 62%.

En cuanto al presidente, el 34% de los que vieron su actuación en algún momento pensó que sabía transmitir confianza en el futuro económico, frente al 63% que cree lo contrario. Asimismo, un 29% cree que transfirió seguridad sobre el futuro político, frente a un 68% que no lo cree. También son varios los que no ven en Sánchez una clara decisión de cumplir sus promesas electorales -62%- ni una verdadera fortaleza al gobierno -61%-.

Al fin y al cabo, el 62% atribuye su conocimiento de los problemas del país y el 53% señala su sensibilidad ante las cuestiones relativas a los españoles. Del mismo modo, destacan su capacidad de comunicación con la ciudadanía -58%- y su iniciativa política -61%-. Sin embargo, los porcentajes se vuelven hacia él cuando valoran su realismo -el 59% lo niega- o su función práctica -el 52%.

En general, un 23 % cree que el presidente del Gobierno planteó cuestiones y argumentos con los que se identifica y está de acuerdo, frente a un 13 % que prefiere las preguntas y razonamientos de Gamarra

Sin duda, la ausencia del líder del PP, Alberto Nez Feijo, es una circunstancia que caracteriza el desenlace del debate. El líder del primer partido de la oposición tuvo que declarar ante la intervención del primer ministro y sus aliados, que al menos no dudaron en interrogarle directamente sabiendo que no sería capaz de responder.

Pedro Sánchez tuvo una forma rápida de marcar el camino al duelo parlamentario, neutralizando la lista de reproches de sus propios compañeros desde el primer discurso en el que no dudó en arrebatar sus propuestas estrella al hermano menor del Gobierno, dejándole sin margen para desmarcarse de una estrategia frente al primer problema del país -la elevadísima inflación- que hasta entonces se había considerado muy inadecuada.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *