Actualizado

Aseguran que no han obtenido ganancias extraordinarias durante la crisis energética

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.Cadenas JM

los factura registrada por PSOE y Unidas Podemos para gravar el 1,2% de la facturación de las empresas eléctricas, gasistas y petroleras que facturaron más de 1.000 millones de euros en 2019, no ha tenido buena acogida en el sector. No es de extrañar, porque llevan semanas diciendo que se basa en una premisa, que beneficios «cayeron del cielo», lo cual no es cierto. La industria defiende que también se ha visto afectada por la crisis y los precios altísimos del gas o del petróleo y no ha sacado provecho de la situación. Según la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec), se trata de una medida «injustificada» que provocará «más incertidumbre».

“La introducción de una nueva tarifa extraordinaria y temporal dirigida a las empresas eléctricas no se justifica por la existencia de beneficios extraordinarios, ya que estas empresas no consiguen estos beneficios debido al conjunto de medidas adoptadas hasta el momento”, afirma la patronal en un comunicado. declaración. liberar. Consideran que el impuesto afectará «a ingresos que no proporcionan mayores márgenes para las empresasprecisamente en un momento en el que han experimentado «un incremento de costes muy importante que ha reducido márgenes y beneficios».

Repiten, como hace varios días el sector, que no han tenido beneficios extraordinarios” y de hecho, Los beneficios en España son inferiores a los registrados el año pasadocuando el precio del gas estaba en niveles normales». También creen que en cualquier caso generaría «incertidumbre entre los inversores», sería «ineficaz para contener la inflación de precios» y «contraería la actividad económica, comprometería el reto de acelerar la descarbonización, y no favorece el proceso de electrificación que falta actualmente”.

El gobierno hizo coincidir el anuncio del impuesto con la presentación de los resultados semestrales de las entidades financieras y empresas energéticas, que en general han sido muy buenos. Repsol, por ejemplo, registra en estos seis meses más beneficios que en todo 2021, y ya fue uno de los mejores años en mucho tiempo. Sin embargo, las firmas también intentaron contextualizar estos datos, ya sea en las notas de prensa en las que comunicaban los resultados o en las conversaciones posteriores. Según transmitieron, hubo ventajas, sí, pero no del cielo y en España la situación no es necesariamente halagüeña y el futuro es incierto.

As, ignacio loco, presidente de Iberdrola, aseguró este miércoles que «no tenemos ningún beneficio extraordinario» y también apuntó que el gas, señalado y con un precio por las nubes, apenas afecta a la cuenta de pérdidas y ganancias. Según dijo, solo el 4% del resultado bruto de explotación (Ebitda) de la compañía en Europa depende del combustible. La firma aumentó sus ganancias a nivel mundial 36%.

Josué Jon ImazConsejero Delegado de Repsol, llegó a preverlo se defenderá de una «iniciativa arbitraria». “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que cualquier acción arbitraria afecte a nuestra empresa”, explicó en su llamada con inversores.

“Creo firmemente y creo que vivimos en una jurisdicción segura”, detalló. Y por ello, no tiene «duda de que nuestro marco constitucional, el ordenamiento jurídico español y la legislación europea nos protegerán frente a cualquier iniciativa potencialmente arbitraria». En cualquier caso, ha asegurado que se siente «seguro» porque sabe que «tenemos un marco constitucional y legal sólido y que tanto el mercado español como el europeo son mercados que protegen la actividad empresarial frente a cualquier iniciativa arbitraria». En todo caso, abrí la puerta a impugnar la medida promoviendo que”Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que cualquier acción arbitraria afecte a nuestra empresa.«.

además José Manuel Entrecanales, presidente y consejero delegado de Acciona, se mostró crítico con los cambios normativos en la presentación de resultados de Acciona Energía, que tuvo lugar antes del anuncio del Gobierno. “Estamos sufriendo un esfuerzo regulatorio interminable que socavar la confianza de los inversores en el sector“, lamentó. A juicio de Entrecanale, se están manipulando dos reglas “sagradas” del sector: se cambian las reglas con las inversiones ya realizadas y se limita el aumento de una inversión mientras no se proporcione una cobertura simétrica de la caída”. Ambos son disuasivos muy poderosos contra las inversiones».

De todos modos, el sector ahora mismo está a la espera. Han valorado la medida más o menos directamente, pero ahora está por ver analizarlo a fondo y con calma. También tenemos que esperar a ver cómo se desarrolla la ley. De hecho, fuentes del sector recuerdan que el impuesto se elevó originalmente como un tipo sobre los beneficios extraordinarios, y ahora solo gravará la renta, lo que ignorará el pago por parte de las empresas de los suministros.

Este coste es en realidad uno de los principales argumentos de las empresas energéticas, que afirman que los beneficios son mayores porque los precios también son más altos, y sin embargo no los trasladan a los clientes. Deslizan que va a traer rabo y que se trata una medida diferente y más permanente que las que ya han aceptado sin acudir a los tribunales. Por ejemplo, señalan cuánto han crecido sus costos en relación con sus beneficios. También recuerdan que parte de la actividad de algunas de estas empresas está regulada, mientras que en la liberalizada -generación, a excepción de los territorios insulares y Ceuta y Melilla, y comercialización- o genera pérdidas o ya está controlada.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *