Actualizado

– Es la mayor maniobra de corrupción que se haya conocido en el país, dijo el fiscal Diego Luciani, quien también exigió la inhabilitación para ejercer cargos públicos.

helecho cristina
Cristina Fernández de Kirchner, durante el juicio, en Buenos Aires.JUAN MABROMATAAFP

La justicia argentina llevó este lunes a una situación inédita Cristina Fernandez de Kirchnerdos veces presidente del país y actual vicepresidente, con fuertes demandas de penas de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por parte de los fiscales que investigan una trama de corrupción de amplio alcance entre 2003 y 2015.

– Es la mayor maniobra de corrupción que se haya conocido en el país, dijo el fiscal Diego Luciani en una amplia bronca que culminó con la petición de 12 años de prisión para Fernández de Kirchner, de 69 años, además de un veto perpetuo para ejercer cargos públicos.

“Hoy es un día desagradable”, tuiteó el presidente. Alberto Fernández.

Luciani pasó tres semanas desentrañando acusaciones y pruebas en una juicio oral y público que ocupa amplios espacios en los medios argentinos y que es seguido con gran interés por gran parte de la población: los que quieren ver condenado al expresidente y los que afirman que todo es una conspiración política contra el líder peronista.

Todo empezó en 2003aseguró el fiscal el 1 de agosto, el primer día de su alegato. Y continuó hasta 2015, cuando Fernández de Kirchner salió de la Casa Rosada. La justicia argentina investiga irregularidades en 51 obras públicas que las empresas de Lázaro Bez, dueña de Austral Construcciones, recibieron para desarrollar en la patagónica provincia de Santa Cruz, dominada políticamente por los Kirchner durante casi tres décadas.

Contratos por miles de millones de dólares con sobreprecios del 65%, falta de capacidad técnica para ejecutar las obras, licitaciones amañadas y pago total de las obras a pesar de que la mayoría de ellas no se terminaron: la lista de acusaciones era extensa y el delincuente es conexión ilegal y fraude a la administración pública. Luciani sostiene que el vicepresidente fue la cabeza de la asociación ilegal mientras ella era presidenta.

“Cuando Nstor Kirchner asumió la presidencia de la Nación y luego su esposa, Cristina Fernández, los de la administración nacional y provincial de Santa Cruz instalaron y mantuvieron una de las más extraordinarias matrices de corrupción que lamentable y lamentablemente se ha desarrollado en los últimos tiempos. .»

Luciani insistió este lunes en las premisas que presentó hace tres semanas. «La corrupción era la regla. atrás quedó la seguridad jurídica, y ésta debe ser restituida con un justo juicio (…). Se ha creado un auténtico y efectivo sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de contratos públicos (…). Los funcionarios que aceptaron este sistema fueron designados y ocupados en puestos clave».

“Se ha socavado el orden público, dirigido nada más y nada menos que por la entonces presidenta y sus ministros como ejecutores”, agregó.

Las últimas (inútiles) maniobras de Kirchner

Es la primera vez que se solicita una pena de prisión en la justicia argentina para Fernández de Kirchner, uno de los líderes políticos más poderosos de la historia del país. Días atrás, el vicepresidente intentó apelar al fiscal y a uno de los jueces con la intención de que fueran reemplazados y que se ampliara el proceso, pero las solicitudes fueron rechazadas.

Este lunes sorprendió con una nueva maniobra: pidió ampliar su declaración indagatoria, que ya rindió hace meses, alegando que «por la falta de pruebas» para acusarla, la fiscalía «creó» nuevos casos que nunca habían sido le reproché antes.

La maniobra procesal es absolutamente original y desconcierta al tribunal oral federal, donde no se recuerda que se haya autorizado algo similar, cuando ya se acerca la etapa de alegaciones y demandas de sanciones.

“La acusación, en abierta violación del principio de defensa en juicio, planteó cuestiones en su acusación que nunca se habían planteado. Por tal motivo, he instruido a mi abogado para que, a fin de ejercer efectivamente mi derecho a la defensa en juicio, Solicito ampliación de mi declaración preliminar para la audiencia de mañana 23 de agosto”, escribió el exjefe de Estado en sus redes sociales.

los argumentos de defensa comienzan el 5 de septiembreaunque Fernández de Kirchner aún tiene oportunidad de hablar, en el momento de las «últimas palabras» antes de la sentencia, que se espera para diciembre.

El recrudecimiento de los problemas legales llega en semanas particularmente complejas para Fernández de Kirchner, quien probablemente atraviesa su momento político más débil desde que llegó al poder con su esposo en 2003.

El vicepresidente cortó nuevamente el diálogo con el presidente, Alberto Fernández, y Sergio Massa, el nuevo ministro de Economía, llega al poder con aires de primer ministro. Por primera vez en su carrera, la expresidenta no encuentra alternativas al lío político: su mayor preocupación es el hecho de que la justicia la acorrala cada vez más.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *