Actualizado

«Gana JxCat y pierde Pere Aragons», afirma la presidenta del partido «posconvergente», Laura Borrs

Jordi TurullLaura Borr
Jordi Turull, Laura Borrs y Albert Batet.EP

Junts per Catalunya deja el gobierno. los puesto convergente Ya hablaron de la grave crisis abierta con su pareja, Esquerra Republicana. En concreto, lo han hecho los 6.465 diputados con derecho a voto (los que tienen más de seis meses de antigüedad) ya los que la dirección del partido transfirió hace una semana la responsabilidad de decidir el futuro inmediato de la Generalitat.

La consulta celebrada entre ayer y hoy, con una participación del 79,18% del censo, se ha saldado con un 42,39% de votos a favor de mantener la coalición con ERC y un 55,73% en contra. De esta forma, el sector rupturista articulado en torno a Carles Puigdemont y Laura Borrs se impone frente al ala más pragmática, ligada mayoritariamente a los cuadros de la extinta Convergncia.

«Samen gana y Pere Aragón pierde porque no ha podido liderar un Gobierno de coalición», ha denunciado el presidente del partido. «Quizás también tendrá que someterse a una consulta en el parlamento porque su legitimidad democrática ha sido puesta en duda», agregó Borrs tras resaltar que, de los 74 votos a favor que presidente empezó la legislatura (ERC, JxCat y CUP), sólo ha quedado con los 33 escaños de ERC.

Así, la crisis del ejecutivo catalán que se abrió durante el verano entra en una nueva fase, que se intensificó al calor de la Diada, donde los republicanos fueron señalados como chivo expiatorio de la división separatista, y que llegó a su clímax la semana pasada en del debate político general en el parlamento, donde el portavoz de JxCat en el hemiciclo sugirió que podrían exigir una cuestión de confianza a Aragons si no les daba «garantías para cumplir con el acuerdo de inversión» firmado hace menos de año y medio atrás.

Desde hace varios días, las oficinas de ERC ya estaban trabajando en posibles opciones si el divorcio se completaba con sus aliados. Aún no se evalúa la posibilidad de un avance electoral, pero con solo 33 escaños y con 32 diputados de la Junt en la oposición, los republicanos solo pueden explorar alianzas parlamentarias naturales con el PSC (33 escaños) y En Com Podem (8), dado que la CUP decidió hace tiempo retirar su apoyo al Ejecutivo de Aragón y no retirarse.

A falta de conocer la estrategia del PSC en la nueva mesa política, Pedro Sánchez ha querido echar un manto a los republicanos: «La estabilidad de los gobiernos es fundamental y por eso abogo por esa estabilidad, en este caso con el gobierno de la Generalitat» . “Siempre tendremos una mano tendida en aras del diálogo para la reunificación de la sociedad catalana”, añadió el presidente del Gobierno desde Praga.

Las palabras de Sánchez han sido contestadas por el líder del PP, Alberto Nez Feijo, quien ha pedido al presidente que «si le queda un mínimo sentido de Estado», se abstenga de cualquier planteamiento político que «sirva para blindar el independentismo». y «no estar de acuerdo con el partido que ha dicho que no le importa España».

El presidente catalán había manifestado en los últimos días que su deseo era la continuidad del gobierno bipartidista. Pero la portavoz de la Generalitat, Patrcia Plaja, comunicó el pasado martes que el Ejecutivo ya trabaja en todos los escenarios abiertos, entre ellos una disolución de la coalición y una reorganización exprés del gabinete. En el mismo sentido se pronunció un día antes la vicesecretaria general y portavoz de ERC, Marta Vilalta, asegurando que su partido estaba preparado para «gobernar en solitario».

Aragons, que permanece en el Palau de la Generalitat en estos momentos, tendrá que acometer una reestructuración del Gobierno que no se descarta que pueda anunciarse esta noche y que podría incluir a algunos independientes con perfil técnico. Tras la dimisión del vicepresidente Jordi Puigner la semana pasada, actualmente hay seis miembros de las Junts en la Ejecutiva; Jaume Gir, Victria Alsina, Lourdes Ciur, Violant Cervera, Gemma Geis y Josep Maria Argimon. Los cuatro primeros habían expresado su deseo de continuar en el gabinete, mientras que Geis se mostró partidario de salir y el independiente Argimon, que Borrs expediente para dirigir el Ministerio de Salud, no había comentado.

“No podemos seguir así”, habían repetido los dirigentes de Junts en más de una ocasión en los últimos meses. Hoy han sido las bases las que han marcado el cambio de rumbo que debe tomar la dirección del partido. El resultado de la consulta no solo hace incierta la estabilidad del Palau Generalitat, sino que en la actualidad se desconoce el futuro de la propia formación. A siete meses de las elecciones municipales, la renuncia del gobierno deja en una posición de debilidad a los cuadros territoriales. Una vez fuera del poder regional, la exposición mediática y los ingresos financieros de JxCat se reducirán significativamente.

A ello se suma la ruptura con las familias que integran el partido, visible esta semana entre quienes son partidarios de seguir gobernando o hacer saltar por los aires el acuerdo de inversión con ERC. La palabra «escisión» se ha escuchado estos días en debates internos.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *