Actualizado

Los de Simeone se adelantaron con un gol de Morata en la primera parte, que el colombiano neutralizó ante su ex equipo después de que el colegiado pitara una mano en el área de Gimnez

Radamel Falcao ejecuta el penalti que ha supuesto el empate.
Radamel Falcao ejecuta el penalti que ha supuesto el empate.Rodrigo JiménezEFE

Metropolitano contuvo la respiración y vio sufrir a su equipo ante el ascenso del Rayo Vallecano. Sufre como en los viejos tiempos, con la frente en alto. Alguien resopló al verlo savic Y gimnasio bolas de rescate grbic evitar un tiro libre al borde del área pequeña. Agitó los brazos en busca del proverbial 1-0, pero en el 90′ un remate de Randy Nteka golpe en el brazo gimnasio y le castigó con un penalti que le costó dos puntos. Se merecía el premio Ray, que no dejaba de buscarlo. Detuvo la inundación del Océano Atlántico, que estaba cobrando impulso.

No es casualidad que este renacer coincida con el regreso de la pareja Savic-Gimnez, por fin sana a coro. Ni con los mejores momentos de Antoine Griezmann en su segunda vida como rojiblanco. Algunos sostienen los cimientos y permiten sabio asumir su posición natural; y el trabajo francés, imagina y marca. Y si no marca como en San Mamés, lo consigue, como ante el Rayo.

Los vallecanos salieron con la ambición y la confianza que les ha dado Iraola. Ellos tomaron la iniciativa y ahí estaban cuando un error en la salida les costó el portazo. Álvaro tardó medio segundo de más y cuando quería soltarla se vio emboscado en la banda frente a Griezmann y De Paul. El francés se quedó con el balón y puso un centro perfecto delante de la defensa que Morata, el más rápido al primer palo, centró primero. dimitrievski.

Si Griezmann se disculpó el sábado en zona mixta, este martes lo hizo sobre el césped, donde está encadenando actuaciones que le acercan al nivel que tenía antes de su marcha al Barcelona. El francés se mostró trabajador y juguetón, alternando victimismo en la presión y un pequeño lujo del fútbol sala para sumar brillo y claridad a la salida de balón. Incluso marcó en el tramo final, pero una rodilla ligeramente adelantada le privó de lo que hubiera sido frase y aplausos finales.

El gim uruguayo
El uruguayo Gimnez se queja sobre el césped del Metropolitano.ÓSCAR DEL POZO CAÑASAFP

Y hubiera sido muy necesaria esa frase, porque entonces el Rayo vivía su mejor momento de partido. Sube la intensidad de las bandas, bien visto de nuevo Reinildo y Nahuel Molina. Y en el centro, con sergio camello como llave La entrada del canterano rojiblanco, cedido este año al vecino, dio una nueva vida al equipo irola. Algunas de las mejores ocasiones en la segunda mitad vinieron de sus botas. Sobre todo un tiro raso desde la frontal tras crear un hueco en el medio, el pasillo más transitado. Lami el portero de Grbic.

yo lo habia tenido poco tiempo antes camino ciss salió de una esquina y, poco tiempo después, el mismo Camel trotó de regreso a la zona de peligro. Esta vez con una gran maniobra para activar falcao dentro del área el colombiano apenas la tocó antes de que Grbic se arrojara a sus pies. Gimnez vino por detrás para pasar la escoba, tal y como había hecho unos minutos antes Savic en otra aproximación de Álvaro.

No había más agua en el balde para el Atlético, no había más ambición en el pecho del Rayo, que volvió a demostrar la valentía que ya había demostrado en el Camp Nou. Los vallecanos apretaron en busca del mínimo empate, y mucho menos de tanto trabajo. Y en el último minuto llegó la recompensa, un error involuntario de Giménez, que tapó con el brazo un disparo de Nteka dentro del área. Para colmo, el castigo fue transformado por un viejo conocido, Radamel Falcao. Un premio justo para los vallecanos y un freno para el Atlético de Madrid, que no acaba con un inicio en casa: 7 puntos de 15 en Metropolitano; 13 de 15 fuera.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *