Actualizado

La idea es entrar en coalición con Sumar, pero «cuando haya terminado de organizar el partido escucharemos su propuesta»

Pablo Iglesias, ayer, sobre la acción de Podemos.
Pablo Iglesias, ayer, sobre la acción de Podemos.MARISCALEFE

Pueden adapta su discurso a la situación para la máxima tensión con yolanda diaz. De jactarse de ser y ser su candidata a las elecciones generales, se ha enfriado y ha señalado que depende de ella. Y todo después Pablo Kirker estalló ayer contra el vicepresidente para exigen «respeto» para su partido, marcando así las condiciones para un pacto. “Es Yolanda Díaz quien debe decidir si será candidata o no”, dijo al día siguiente del ataque en su contra.

Apenas 24 horas después, Podemos baja el tono en su contra, pero mantiene el duro mensaje lanzado por su exsecretario general en la cita anual más importante organizada por la formación morada: que Podemos se tiene que «respetar» y que en la reconfiguración del espacio progresista «Debe ser una fuerza decisiva». Es el pulso que acentúa la relación como nunca antes. Y esos son los requisitos necesarios para sellar la paz.

La rueda de prensa posterior al Ejecutivo ha acaparado todas las preguntas sobre Díaz y su futuro juntos según las palabras de Iglesias. ¿Queremos ir a las elecciones bajo su liderazgo? La respuesta deja todo en el aire. “Cuando Yolanda Díaz termine de organizar su partido político, escucharemos su propuesta. Nuestra voluntad es llegar a un acuerdo de coalición con Sumar, pero es Yolanda quien debe decidir si es candidata. Ahora mismo no tenemos esa información. , pero no hay nada más que lo que se necesita», respondió hoy el portavoz del partido, Javier Sánchez Serna.

El entusiasmo por exhibir a la vicepresidenta como su referente electoral, que comenzó cuando Iglesias la nombró a mano y sin su conocimiento cuando dejó el Gobierno, se ha desvanecido por completo. Hasta el fin de semana de la Uni de Otoo, foro ideológico del partido, no se ha reivindicado con esa etiqueta. Por el contrario, se dan avisos, como el que prepara el relato ante un posible incumplimiento.

«Cuando decimos que se debe respetar a Podemos no estamos diciendo una locura, no sé por qué sorprende tanto decir que hay que respetar a esta fuerza política que ha hecho un trabajo muy importante para la izquierda», dijo Sánchez. Serna. estresado.

No se ha dicho nada de forma explícita sobre lo que Daz no respeta en Podemos, pero lo ha dejado caer. “No sé si alguien pensó que Podemos no se debe respetar, pero claro, sí, confirmamos que se debe respetar y que Podemos debe ser una fuerza decisiva en la configuración de cualquier espacio progresista”.

Sánchez Serna ha asegurado que su partido es la «fuerza transformadora» y la «fuerza principal en el espacio» de Unidas Podemos, y además ha destacado que ante otras ausencias, en referencia a Sumar, la morada estará en el regional. y elecciones municipales. “Nosotros hacemos el trabajo que hay que hacer en el territorio”, recordó.

La tesis oficial de Podemos es que quieren una «coalición» con el «partido Sumar». La palabra partido, y no plataforma, no es baladí, después de que Díaz negara ese concepto para su proyecto político y después de que Iglesias señalara ayer que quien dice que los partidos no son necesarios tiene un discurso «reaccionario».

Hablar de coalición es hablar de estar de acuerdo. Y acordar significa compartir poder, posiciones en las listas y posiciones en la dirección de la candidatura y del grupo parlamentario resultante. Hacia allí dirige Podemos sus demandas de «respeto». Ganó múltiples y decisivas posiciones según su peso como «fuerza principal» de izquierda y una militancia participativa como «no hay otra organización de izquierda» en el país.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *