Actualizado

Están veinte puntos por encima de la media mundial de presidentes de empresas multinacionales en un clima generalizado de pesimismo mundial para este año.

Control policial en el Econ Forum
Control policial en el Foro Económico Mundial de Davos.AFP

Los presidentes de las empresas españolas destacan por su temor al impacto en sus cuentas de la normativa pública, según la tradicional encuesta entre directivos de multinacionales que parte de su edición anual del Foro Económico Mundial en la ciudad suiza de Davos.

Cuando se les preguntó cuál es el principal riesgo para su empresa en los próximos diez años, el promedio de los más de 4.000 empresarios encuestados puso en primer lugar los cambios en la demanda de los consumidores, pero los españoles ponen el principal reto a su regulación de rentabilidad. El 70% de los directivos españoles temen la regulación gubernamental, mientras que la media internacional es del 52%, según la encuesta que realiza la consultora multinacional PwC desde hace un cuarto de siglo. Por el contrario, el Primer Ministro, pedro sánchezen Davos se ha organizado una intensa agenda de contactos con empresas multinacionales para intentar atraer inversión al calor de los fondos europeos.

Donde no hay una marcada diferencia de opinión en la encuesta es en el pesimismo al que se enfrentan todos en el año. El 73% de los altos directivos del mundo -y el 76% de los españoles- prevén un empeoramiento de la situación económica en 2023. “Los directores ejecutivos son extremadamente pesimistas sobre la situación económica de este año en un cambio dramático en comparación con 2022”, dice PwC en su estudio. De hecho, es la actitud más pesimista de los últimos doce años, es decir, desde la última crisis financiera.

SIN CORTADOR DE TRABAJO

La buena noticia es que esta pérdida de optimismo no se traducirá, según la encuesta, en recortes de empleo. El 60% de los empleadores dicen que no están considerando reducir su fuerza laboral y el 80% tampoco contempla intentar rebajar los salarios de sus empleados.

La mayoría dice que la mejor defensa es transformar su negocio, reducir costos, mejorar la productividad y diversificar sus fuentes de ingresos. Pero auguran un año exigente en el que la confianza en la encuesta se desploma un 26% respecto al año pasado. «En España, el porcentaje de directivos que están absolutamente seguros de alcanzar sus objetivos de ingresos es cae respecto al año pasado del 64% al 26%”, resume la consultora.

Llama la atención también el cambio en lo que consideran los peligros más importantes del año. La ciberseguridad y salud que destacó en 2022 ha dado paso a la inflación, la volatilidad económica y los conflictos geopolíticos con especial atención a Ucrania. El cambio climático ni siquiera está entre los cinco primeros.

Una novedad en la encuesta es la pregunta de cuánto estima el empresario que será la vida media de su empresa, y la respuesta es enorme: El 40% cree que sus empresas dejarán de ser viables en diez años si no hay cambios en el entorno. No importa si son empresas tecnológicas, industriales, sanitarias o de telecomunicaciones, el porcentaje de miedo a la pérdida de viabilidad es igual a la media mundial.

El pesimismo de esta encuesta coincide con otra publicada este lunes por el Foro de Davos realizada entre economistas de grandes organizaciones públicas y multinacionales. El resultado es que más del 60% de los responsables del servicio de estudios prevén una recesión mundial en 2023. El 18% incluso lo considera «extremadamente probable», el doble que hace cuatro meses. Solo un tercio de los encuestados lo vio como poco probable este año.

A la luz de los datos, el director ejecutivo del foro, Saadia ZahidiArgumenta que “el entorno actual de alta inflación, bajo crecimiento, alta deuda y alta fragmentación reduce los incentivos para la inversión necesaria para retomar el crecimiento y elevar el nivel de vida de los más vulnerables del mundo”.

Hay confianza entre los cuestionados en que la inflación tocará techo, pero la mayoría apuesta a que los bancos centrales seguirán con su política de subida de tipos de interés.

Más allá de estos problemas coyunturales está la preocupación dominante de la presente edición del Foro la fragmentación de la globalización: la formación de bloques que acaban con décadas de progreso previamente. Director Gerente del Fondo Monetario Internacional, kristalina georgievaadvierte en una carta dirigida al foro que esta nueva ‘guerra fría’ podría suponer un coste para la economía mundial de entre el 7 y el 12% del producto interior bruto, según el país, si la fragmentación es «grave».

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *