Actualizado

El juzgado de Barcelona considera que pueden surgir más víctimas durante la investigación

«Desde cuando una tía es solo para uno»: los brutales mensajes de la ‘rebaña’ de Castelldefels

Los miembros de la llamada ‘pandilla de Castelldefels’, acusados ​​de formar parte de un grupo de delincuentes sexuales que agredieron al menos a tres víctimas, seguirán en prisión. El juzgado de Barcelona ha confirmado la prisión provisional de cuatro de ellos Robert P., Jose M., David A. y Orlando M., y se espera que tome una decisión similar para el quinto acusado, Alejandro P., que compareció en un Se este jueves. La acusación también le pide que confirme esta prisión.

Hace unas semanas, el tribunal de instrucción 5 de Gav ordenó su ingreso en prisión acusado de ocho agresiones sexuales contra tres mujeres. Los investigados recurrieron, y ahora el juzgado de Barcelona ha confirmado la prisión provisional tras señalar que los imputados hablaron de sus «actos sexuales» con un «desprecio y cosificación de la mujer» «inadecuado del siglo XXI». Los jueces argumentan que existe riesgo de fuga, por las altas penas de prisión que pueden caer, la reincidencia delictiva y que la investigación no esté cerrada ya que aún no hay declaraciones de otros miembros de un grupo más amplio de Whatsapp a través del cual hablaron los imputados.

El juzgado de Barcelona rechaza el argumento de los acusados ​​de que la relación fue consentida y destaca el caso de dos víctimas: una denunció que fue violada por cuatro acusados ​​mientras el quinto miraba, y la otra que mientras mantenía una relación con uno, otros dos . entraron y fueron sometidos a abusos sexuales. Además, el juzgado recuerda que hay muchos mensajes entre los imputados que supuestamente prueban su actitud como: «La haremos doble penetración y grabaremos todo», «cuando esté muy borracha y cachonda es tu momento de llamar a la puerta». “, “quiere como a las tres”, junto a una foto de un imputado besando a una mujer borracha, “Quiero follarme a esa perra; ella es un pedazo de puerca; es una gran puta”, “no regala chicas para hacer una orgía”, “desde cuándo una tía es solo para una” o “a esa chica la hemos jodido, le hemos dado el DNI”.

Los investigadores creen que los acusados ​​enviaron estos mensajes al grupo de WhatsApp «K-Team» del que formaban parte, lo que les permitió «ilustrar el trato degradante que usan para referirse al sexo femenino». Tras una denuncia inicial en 2021, se inició la investigación que acabó con el encarcelamiento de los imputados hace unas semanas por orden judicial. Una de las víctimas, que estaba muy ebria, cayó al suelo y fue penetrada anal y vaginalmente. La llaman «deficiente» y «discapacitada malvada». Dicen que lo «destruyeron».

Para el juzgado de Barcelona, ​​no se puede esperar que esta mujer explique exactamente cómo sucedieron los hechos: «Ciertamente, la víctima no puede recordar quién comenzó a hacerle una cosa u otra, de lo contrario sería sorprendente dado su estado de embriaguez, pero lo importante es que la esencialidad de su afirmación y su carácter incriminatorio sea ratificada por elementos periféricos que la corroboren”.

Para los magistrados, aún puede haber más víctimas. Los investigadores han localizado a tres posibles sospechosos además de los tres denunciantes, aunque hasta el momento se han negado a acudir a la policía. También destacan que hay muchas imágenes robadas en los grupos analizados y un comportamiento que demuestra al tribunal de Gav que los sospechosos han «normalizado» el uso de mujeres como objetos de su propiedad de los que pueden abusar a voluntad y que pueden intercambiar «precios despectivos». ellos» e ignora «su voluntad».

El juzgado de Barcelona también pide la protección de las víctimas ya que uno de los investigados siempre se encargaba de hacer un «seguimiento» para ver cómo estaban y «probarles» posibles reacciones. También recuerda que los investigados intentaron borrar la mayor cantidad posible de archivos de sus teléfonos cuando sintieron presión policial, e incluso un hermano de uno de los presos se puso en contacto con varios testigos para «averiguar y condicionar lo que declararían en el atestado policial». . A uno de los imputados se le acusa de haber estado presente en algunos ataques y no haber hecho nada para impedirlos. Los jueces mantienen su prisión provisional ya que no hizo nada para ayudar a las víctimas, y además tomó fotos y videos para difundirlos sin el conocimiento de las mujeres.

También señala que este imputado podría incluso haber instalado una cámara de circuito cerrado en su domicilio para registrar los encuentros sexuales: «Lejos de tener una actitud pasiva o inocente o incluso de desconocer lo que sucedía a su alrededor, es una prueba de conocimiento y plena intervención en lo que ocurre entre los principales examinados».

En este procedimiento, el Ayuntamiento de Castelldefels actuó como fiscalía, ofreciendo ayuda y asesoramiento a las víctimas. Desde el Consistorio calificaron el caso de «horror» y la concejala de Igualdad de Castelldefels, Lourdes Armengol (ERC), confirmó que «hemos hablado con los responsables de la Policía Local y lo que estamos haciendo es ofrecer apoyo desde Espai Montserrat Roig a todas las mujeres que empiezan a denunciar». La alcaldesa de Castelldefels, Maria Marianda (PSC), ha puesto al Ayuntamiento «a disposición de las víctimas en todo lo que necesiten» además de «trabajar con todas las fuerzas de seguridad y todas las administraciones para luchar contra este flagelo».

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *