Actualizado

Las imágenes de decenas de presos, esposados ​​en el suelo, cubrieron de inmediato los medios y redes sociales peruanos.

la policía
Policía arresta a estudiantes de la Universidad de San Marcos en Lima.CARLOS MANDUJANOAFP

Policías peruanos irrumpieron esta mañana en las instalaciones de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos para desalojar a la fuerza a los manifestantes que permanecían en Lima tras participar en toma de posesión de la capital El jueves pasado. Un pequeño ejército de agentes. Rompí los barrotes con pensamientos del recinto académico para acceder a su interior, tras denunciar ante el consejo universitario que algunas de las personas allí refugiadas habían perjudicado a su personal de seguridad, además de sustraer chalecos y equipos electrónicos.

manifestantes, en su mayoría estudiantes e indígenas, fueron reducidos a grupos, acostados boca abajo en el suelo con las manos sobre la cabeza o sobre las rodillas. Habían estado en el campus desde el miércoles, la noche anterior a la marcha que se convirtió en una pelea cerca del Congreso al día siguiente.

Las denuncias sobre prepotencia, abuso y maltrato se sucedieron desde el primer momento ante una intervención que se esperaba desde el propio Día de la Marcha. De inmediato, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos exigió al gobierno «legalidad y proporcionalidad» en la intervención, además de las garantías del debido proceso. La fiscalía también se presentó en las instalaciones dos horas después de que ingresara la policía. Las impactantes imágenes de decenas de presos esposados ​​en el suelo coparon de inmediato los medios y redes sociales peruanos.

«Un hecho sin precedentes en San Marcos, violó la autonomía de la universidad cada vez más. Nada puede justificar la intervención”, respondió Vladimir Cerrón, líder de Per Libre (PL), el partido de izquierda radical que apoya al golpista Pedro Castillo.

el gobierno a Dina Boluarte Ha optado por mano dura tras la fallida toma de poder del jueves, que no logró llenar las calles de la ciudad ni atacar las instalaciones del poder capitalino. En cambio, en el sur de los Andes continúa el paro y las protestas para exigir la renuncia del presidente y el cierre del Congreso. Un manifestante perdió la vida en los enfrentamientos que se repitieron anoche en Puno, elevando a 56 la cifra de muertos.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más



Por 0utkf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *